Su tradución literal es la “masión o casa del poder” y fue la propuesta del creador del método para referirse a la zona central del cuerpo, situada alrededor del ombligo. Esto es: musculatura abdominal y de la espalda, con especial atención al transverso abdominal, glúteos, aductores del muslo y suelo pélvico. En esta zona se sitúa el centro de gravedad de todo el cuerpo y está íntimamente relacionada con su estabilidad. La activación del “power house” es esencial para evitar lesiones y mejorar la salud especialmente de nuestra espalda, no solo a la hora de practicar el método, también al realizar cualquier otro deporte, e incluso en las actividades cotidianas.

La activación consciente del “centro” estabiliza el tronco y evita movimientos innecesarios, muchos de ellos dañinos, de la columna vertebral. La constancia en la práctica te ayudará a mejorar la postura, que será más estable, y los movimientos de tu cuerpo, además de conscientes, serán más libres y equilibrados.

En Unalome Pilates somos especialistas en el Método. Nuestras clases, tanto grupales como individuales, son la opción ideal para todas aquellas personas con especial interés en esta disciplina o con distintas patologías, especialmente de espalda. Prestamos un servicio muy personalizado, ya que nuestro principal interés son los alumnos. Y la única forma de hacerlo es a través de grupos reducidos en los que podremos atender las necesidades de cada cliente en función de sus necesidades y sus objetivos.

Si aún no has probado este método, te invitamos a que lo hagas porque en muy poco tiempo comenzarás a experimentar todos sus beneficios. Entre ellos mayor coordinación y fuerza, movilidad fluida y eficiente, postura correcta, conciencia de uno mismo y de nuestro cuerpo, sensación de bienestar y mejora en la calidad de vida ¿Necesitas más argumentos? En ese caso, parafraseamos al creador del método, Josep H. Pilates, reproduciendo sus propias palabras: “En 10 sesiones notarás la diferencia, en 20 verás la diferencia y en 30 tu cuerpo habrá cambiado por completo”.


El Pilates está de moda. Este sistema se imparte ya en países de todo mundo y, actualmente, son más de doce millones de personas las que lo practican. El creciente interés por las disciplinas que combinan cuerpo y mente arrastran y fidelizan a muchos de nosotros porque nos conducen a la práctica de un ejercicio inteligente y eficiente, cuyos beneficios son múltiples, los resultados se aprecian a corto plazo y la calidad de vida mejora.

Este método fue creado a mediados del siglo pasado por Joseph H. Pilates y a día de hoy se ha convertido en una disciplina deportiva cargada de fieles practicantes. Y es que con este sistema no sólo mejorarás tu condición física y tu postura, también aumentará tu capacidad de control y concentración.

El Pilates consiste en una batería de ejercicios sobre la esterilla cuyo objetivo es tonificar tu cuerpo de manera uniforme, sin olvidar ni un solo músculo o articulación. El trabajo de concentración se realiza a través de la respiración, música de cada sesión y artífice de la “activación permanente del power house”, imprescindible durante toda la clase.

Pilates bautizó su método como “Cronología”. Basado en la observación del movimiento de bebés y animales cuadrúpedos, los ejercicios se practican bajo un estricto control de la voluntad. Cuerpo y mente deben comprometerse activamente para ejercitarse de forma eficiente y desde el centro.

Tal y como establece la escuela Xtensal Training in Wellness (www.xtensak.com), “los tres principios esenciales para la ejecución del método son mejora integral de la salud, respiración diafragmática y desarrollo muscular uniforme y global. Y de ellos derivan: concentración, control, centro, precisión, fluidez y respiración”.

Durante una sesión de Pilates Mat (en suelo y sobre la esterilla) el cuerpo se organiza para moverse desde el centro. “Cuello largo”, “hombros lejos de las orejas”, “pelvis neutra”, serán algunas de las frases que escucharás para conseguir una correcta alineación del cuerpo, que con total consciencia deberá moverse desde el “power house”.